traits3.jpg

Publicado el 3 de Junio de 2020

Excelencia del producto: ¿está teniendo en cuenta todos los rasgos?

A la hora de medir el éxito de un producto, es fácil centrarse en un solo rasgo y pasar por alto la repercusión de otros. Sin embargo, la superioridad en un área no necesariamente se traduce en un mejor valor global para una empresa.

La cadena de valor de las proteínas animales es compleja y, al determinar la rentabilidad general, deben tenerse en cuenta varios rasgos importantes.

Por ejemplo, una diferencia del 1 % entre productos en relación con un rasgo, como el rendimiento de la carne de pechuga, puede resultar insignificante si incluimos el peso total de la canal, ya que un ave más pesada producirá de forma natural más carne de pechuga, aumentando así la rentabilidad total de la canal. O un aumento en el peso puede parecer atractivo, pero ¿ha pensado en el impacto en la producción de huevos o la viabilidad?

El rasgo más valorado es un objetivo cambiante

Es importante recordar que los rasgos más valorados por el mercado en la actualidad cambiarán con el tiempo. Si observamos quién determina las decisiones de crianza, advertiremos que en las últimas décadas se ha producido un cambio considerable que va desde las incubadoras de eclosión a los granjeros y los transformadores y, además, vemos que cada vez más las presiones provienen directamente de los consumidores.

En la actualidad, en numerosos mercados, son los transformadores los que fijan la demanda de los rasgos que debe ofrecer un pavo. Por ejemplo, en los mercados de Norteamérica, los ingresos generados por la canal son una medida clave para el éxito. La carne de pechuga se ha considerado durante mucho tiempo el parámetro más importante, sin embargo, datos recientes muestran que los precios de la carne de pechuga han disminuido progresivamente, mientras que los de la carne de muslo están en aumento.

Precios de la carne de pechuga y de la carne de muslo (USD)

Según el analista Urner Barry, los precios de la carne de pechuga han caído drásticamente en los últimos cinco años, desde un máximo de 5,53 USD la libra en 2016 al mínimo de 2019 de 2,08 USD la libra. En cambio, los precios de la carne de muslo han aumentado de forma moderada aunque constante. Así, en 2018, la carne de muslo experimentó aumentos modestos y, en 2019, los aumentos fueron ya más pronunciados, al pasar de un mínimo de 1,15 USD la libra a 1,56 USD la libra a finales de ese año.

Este ejemplo pone de manifiesto los riesgos que entraña centrarse en un solo rasgo. Los cambios en el mercado se producen con más rapidez que los cambios en la dirección de la crianza y, por ello, los reproductores responsables se centran en una estrategia de crianza equilibrada que ofrezca un rendimiento competitivo ante las necesidades de hoy, al tiempo que tiene en cuenta las necesidades que se prevén para el futuro.

La rentabilidad está determinada por múltiples factores

Lo cierto es que no hay un único factor que pueda determinar la rentabilidad de una operación, y que el mercado consiste en una serie de empresas cuyos objetivos varían ligeramente. Independientemente del rasgo que en cada momento el mercado vea como área clave en la que centrarse, siempre habrá otros factores a tener en cuenta. El rendimiento de la carne de pechuga podría ser hoy el rey, pero eso no reduce la importancia de factores como la conversión y la viabilidad; poder usar menos alimentos o mejorar la salud general de la parvada son factores igual de importantes para maximizar los márgenes de beneficios del productor y responder a las exigencias de los consumidores actuales.

Este enfoque de un solo rasgo constituye un problema no solo en Norteamérica; en Europa, el número de huevos producidos por un ave se considera el parámetro principal. Pero para valorar de manera integral el rendimiento de un producto, se deben tener en cuenta asimismo el impacto de la habilidad de eclosión y la fertilidad. Además, si la descendencia que eclosiona tiene un mejor rendimiento respecto a rasgos como la conversión y la viabilidad, los productores obtendrán mayores ganancias, incluso si proviene de una cantidad menor de huevos. Así, se crea la demanda de un conjunto diferente de rasgos sobre la base de su papel en la cadena de producción.

La excelencia del producto exige un enfoque equilibrado

En un mundo altamente complejo, donde los rasgos más importantes cambian con el tiempo, adoptar un enfoque equilibrado hacia la crianza tiene más sentido que permitir que un solo rasgo lidere la selección. Al maximizar el valor de varios factores clave, los productores pueden adaptarse más fácilmente a las exigencias de un mercado cambiante.

A fin de cuentas, la excelencia del producto viene definida por los objetivos comerciales globales que usted tenga, y que pueden diferir, en función de su papel en la cadena de valor.


Descubra cómo nuestros productos aportan valor a su sistema y contribuyen a una industria de pavos sostenible.

Póngase en contacto con nosotros para revisar sus resultados y hablar sobre el impacto económico de criar pavos de Hybrid Turkeys.

Artículos relacionados

, by
Ya están disponibles las directrices sobre el consumo de agua

Los pavos necesitan acceso habitual a agua limpia para desarrollarse plenamente. Pero, ¿qué cantidad de consumo debería facilitar? Ya está disponible un nuevo conjunto de directrices para ayudarle ...